Skip to content

El Sharif

No Comments on El Sharif

El dragón está posado en su repecho. Majestuoso, recuerda.

Recuerda aquellos tiempos en los que su testa, brutal, feroz y temible, se alzaba por encima de todo. Recuerda cuando el mundo estaba a sus pies, temblando a la vez de miedo y de reverencia por su terrible belleza. Recuerda cuando podía mirar a la Luna de tú a tú, como iguales, ambos reinando sobre los elementos, sobre la vida y la muerte, los vivos y los muertos.

Un movimiento fugaz interrumpe su recuerdo. Veloz, como antaño, mueve la testuz, abre las fauces y la atrapa.

Buah, menudo polillón, de ésta se puede ir a su grieta y se acabó la caza por esta noche.

Sin dejar de apretar las mandíbulas, mueve su rechoncho corpachón, pegado a la pared gracias a sus prensiles dedos y se aleja de la luz de la farola. El sabor de la victoria hace que olvide que, por un momento, recordó ser un dragón y dejó de ser un dragón.

Se vuelve antes de ocultarse en su grieta. No puede irse a dormir sin antes ofrecerle un

Brindis a la Luna

Leave a Reply

Primary Sidebar