Skip to content

No tengas buena muerte (mal soneto)

No tengas buena muerte (mal soneto) published on

Cuando abrazado a la parca (por amor herida)
en ataúd tu cuerpo yazca de tal suerte,
que nadie diga que tuviste buena muerte,
que sepamos todos que tuviste buena vida.

Cuando la carne de tus huesos sea despedida,
y cuando no vayamos ya a volver a verte,
que sepamos que en tu madurez seguiste fuerte;
madurez, que no vejez ni juventud perdida.

Sea este mal verso de esperanza un canto,
sea un buen abrazo, una fuerte risa,
un ligero beso, una sonrisa,

Sea lo que sea, que no sea un llanto,
sea una canción: ligera, sin prisa,
cantada en el campo, pero nunca en misa.

Primary Sidebar