Skip to content

No seas no-infeliz

No seas no-infeliz published on

Hoy me han dado la respuesta más deprimente de los últimos tiempos: «no soy infeliz».
La última vez que tuve esta sensación volvía del hospital aún con la esperanza de ver vivir a mi padre, e incluso con esta esperanza mi primer impulso fue aprovechar que conducía de noche para hacer una estupidez y librarme de esa agobiante sensación. No lo hice y no pienso hacerlo jamás.

Con los años he pasado de ser «feliz con breves periodos de infelicidad» a «no ser feliz con (cada vez más) ratos de felicidad».

Pero «no soy infeliz» suena a «no soy feliz, pero me he acostrumbrado a no serlo».

Esto no va para quien me ha dado esa respuesta, va por Ares, para cuando sea mayor. Y si quien me la ha dado puede aprovechar este escrito, mejor que mejor.

COLLONS!!
Beu, viu, seu, riu,
fés sorgir un sentir joliu,
canta i balla, surt del niu
abans que torni l’estiu.

/COJONES!!
Bebe, vive, y ríe vano,
haz surgir una alegría
canta y baila todo el día,
antes que vuelva el verano./

Lo que sea, pero no te quedes sentada viendo pasar la felicidad sin moverte por miedo a estropearlo todavía más y pasar de «no ser infeliz» a «ser infeliz».
El riesgo lo vale.

Eh, y si necesitas ayuda, tienes un montón de amigos que te apoyan. Y una enorme familia que te dará un abrazo siempre que lo necesites.

Espero que no seas nunca «no infeliz», pero si algún día lo eres y yo aún estoy por aquí, llámame y dejaré lo que sea para venir a darte un «achuchón» de los que tanto te molestan, cabezona.

Primary Sidebar