Skip to content

No es un curso de programación

Éste no será un curso de programación. Cuando yo tenía la edad de Ares conseguí mi primer ordenador (un Sinclair QL, bienvenidos al baúl de los recuerdos frikis) sin juegos, pero con un libro sobre cómo programarlos (de hecho, tenía los listados de los juegos, pero tan mal revisados que tuvimos que aprender para arreglarlos).

A partir de ese momento me fui interesando en diversos lenguajes de programación (Basic, Pascal, TurboC…) hasta el punto que a día de hoy no debe haber ningún lenguaje de programación que no sea capaz de llegar a usar mínimamente en un período breve de tiempo.

Pero no soy programador. Soy desarrollador.

La diferencia puede parecer sólo sintáctica, pero hay un mundo entre ambos términos: un programador es alguien que recibe una lista de «tareas» muy definida, y la sigue detalladamente hasta obtener un programa que cumple con los puntos de la lista. Ni más ni menos; un desarrollador es alguien que, en mayor o menor grado, entiende y participa durante todo el proceso de creación de una herramienta (normalmente un programa) que permite satisfacer unas necesidades concretas. Tiene un avisión más amplia del proyecto, y puede participar en todas las fases aportando algo.

Yo aprendí a programar, y después de casi veinte años trabajando en proyectos informáticos empiezo a darme cuenta de que uno de los errores más comunes que se cometían cuando yo empezaba era enseñar a programar y no a desarrollar.

Primary Sidebar